LA DULCE ALCARRIA (I PARTE)

Nos acercamos por primera vez a estas tierras de la zona centro de La Península limítrofes con Madrid. Tierras de castillos,  de preciosos hayedos y de buena gente. Para mí su capital es una de las ciudades menos valoradas de España y en la que podemos encontrar joyas, han oído bien, de la arquitectura Española como El Palacio del Infantado (S XV), el Panteón de la Duquesa de Sevillano (S XIX), la Capilla de Luis de Lucena (S XVI) y el Fuerte y Capilla de San Francisco (S XIV).

Foto: comeryandarporlaalcarria.blogspot.com

La mayoría de la gente conoce la Miel de la Alcarria, a la que dedicaremos una entrada más adelante, pero pocos conocen que en toda la provincia de Guadalajara, de las más bonitas de España, podemos encontrar los “Bizcochos Borrachos” delicia y estrella de la gastronomía; postre  capaz de endulzar al más agrio a base de huevos, harina de repostería, azúcar y bañado en almíbar.

Como dice el doctor Juan Antonio Martínez Gómez-Gordo, en su libro sobre la cocina de Guadalajara, se trata de un bizcocho de espuma para el que se deben batir yemas y claras, por separado, hasta que logre el punto.  Una vez hecha la base interviene el ungüento diferenciador, porque no todos los borrachos son iguales. El baño del bizcocho varía según gustos y zonas de la provincia ya que podemos encontrar recetas diferentes en Tendilla, Siguenza, Budia, Pastrana o Guadalajara.

Por lo general el jarabe se prepara cociendo agua con azúcar y a partir de aquí entra la imaginación y como digo los gustos de cada repostero ya que se añade miel, canela o cáscara de limón y una vez hervido el maravilloso caldo, se le añade vino y se deja enfriar antes de empapar el bizcocho.

Además dentro de cada tipo de almíbar hay peculiaridades como el jarabe de Tendilla de agua y azúcar al punto de hebra o el licor añadido pudiendo variar desde vinos de Málaga hasta ron.

A pesar de las diferencias en la recetas todos tienen una cosa en común y no hablo de que provocan esas ganas irrefrenables de hacer una escapada a la nevera a media tarde sin que su mujer o marido se entere, me refiero a que todos son un manjar perfecto para comer a cualquier hora del día, idóneos como postre o a media tarde con un café y que harán deleitarse a los más golosos.

Foto: comeryandarporlaalcarria.blogspot.com

No quiero terminar esta entrada sin nombrar en Guadalajara, Pastelerías Hernando,  que trabaja con estos dulces desde 1880 y a las cuales se dice que se acercó el joven Camilo José Cela antes de emprender su “Viaje a la Alcarria” para comprar una caja de “Borrachos”  y al escritor guadalajareño Alfredo Villaverde: “¡Ah, pícaro irresistible en tu bondad! ¿Quién podrá despreciarte? Borracho de Guadalajara, miel de mieles que sudan en el alma del cándido bizcocho… Por tu culpa, vía crucis de ayuno nos aguarda”.

Anuncios

Comentarios aquí:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.